Archivo de la etiqueta: queso

Bizcocho de zanahoria

Publicado en

Ya ha llegado el otoño… bajan las temperaturas, los días se acortan cada vez más, apetece quedarte en casa con una mantita en el sofá, pelis, palomitas…  Los gazpachos y salmorejos van desapareciendo de nuestros frigoríficos y se van oliendo potajitos, pucheritos y sopitas…

Para darle la bienvenida a este otoño que comienza hoy os traigo una fabulosa tarta de zanahoria. La receta la saqué del libro “mi dulce tentación” del que ya conoceréis su blog homónimo.  Los ingredientes son los mismos y el procedimiento también, solo que lo adapte par a un molde de 15 cm dividiéndolo todo por la mitad.

Os lo recomiendo sin dudarlo, es un bizcocho muy diferente a los normales, denso y con cuerpo y la combinación de  frutos secos y especias es espectacular.

Ingredientes:

-125 ml aceite de girasol
-125 gr azúcar moreno
-2 huevos
-175 gr zanahoria
– un puñado de nueces
– ½ cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de bicarbonato
– jengibre, canela y nuez moscada
– 15 gr mantequilla
-90 gr queso untar
– ralladura de medio limón
– 40 gr azúcar glass

Procedimiento:

Comenzamos precalentando el horno a 190º.
Batimos el aceite, el azúcar y los huevos hasta que blanquee un poco.
Rallamos las zanahorias con un rallador grueso, me gusta que se noten los trocitos. Agregamos las nueces troceadas y la harina, levadura, bicarbonato y especias bien tamizados.
Engrasamos un molde (el mío era de 15cm) vertemos la mezcla y horneamos unos 45 minutos o hasta que pinchemos con un palillo y salga seco.
Sacamos del horno, lo dejamos templar dentro del molde unos cinco minutos y luego lo pasamos a una rejilla para que no sude.
Hacemos el glaseado batiendo la mantequilla a temperatura ambiente con el queso, el limón y el azúcar glass. Cuando tenga un aspecto homogéneo lo distribuimos por encima del bizcocho dándole un aspecto “rústico”.

Paté de huevas y brochetas variadas

Publicado en

¡Buenas a todos! Después de un parón por exámenes hoy os traigo la última de las recetas de entrantes de barbacoa. En este caso son dos en una o tres en una pues es un paté y dos opciones de brochetas. Son muy sencillas y le dan otro aspecto a una mesa informal.

Paté de huevas:

– Huevas frescas de merluza
– Mayonesa
– limón
– vinagre
– sal

Procedimiento:

Cocemos las huevas en agua hirviendo con sal y vinagre. El vinagre hará que la piel no se rompa y acabemos con todas las “bolitas” de las huevas flotando por el agua. El tiempo de cocción depende del tamaño de las piezas pero normalmente están hechas cuando han cambiado de color y han endurecido. Las sacamos del agua y las dejamos enfriar un poco.
Ahora viene la parte más sencilla y en la que podemos contar con la ayuda de algún “pinche” si hay peques en casa.
Quitamos la piel a las huevas y aplastamos con un tenedor. Mezclamos con mayonesa (casera o de bote) y agregamos un poco de limón.
Lo podemos acompañar con tostaditas de pan para untar. A mí me gusta que cada uno se sirva lo que quiera, pues si los sirves untados el pan pierde bastante y se pone blando…

Brochetas de salmón y piña:

La primera opción no tiene ningún misterio: trozos de piña natural alternados con salmón ahumado. SI queréis podéis ponerle un poco de aceite de oliva para darle algo de brillo.

Brochetas de tomate, queso y albahaca:

Tomates cherry
queso fresco de cabra
albahaca fresca
aceite de oliva
sal

Lavar los tomates y cortarlos por la mitad. En un cuenco poner los tomates y aliñas con aceite, sal y albahaca picada. Este es un momento “Jamie Oliver” auténtico, pues hay que removerlos con las manos para que todo se impregne bien.
Cortamos el queso en cubitos y procedemos a montar las brochetas: alternamos tomate, queso y hojas de albahaca.

Canelones de calabaza y queso

Publicado en

La receta de hoy son unos canelones sencillísimos de calabaza y queso. Son muy  versátiles puesto que sirven tanto para el día a día, como para una cena más formal o para que los niños coman verdura sin que se den cuenta.  No tiene ciencia ninguna y podéis adaptarla en función de los ingredientes que tengáis en casa.
¿No hay piñones? Nueces.
¿No os gusta el queso manchego? Uno tierno.
¿La bechamel os resulta pesada? Una salsa suave de queso azul le va estupenda.

Así que espero que los disfrutéis tanto como yo.

 

Ingredientes ( para 20 canelones)

400 gr  de calabaza
1  cebolla
200gr queso manchego
Un puñadito de piñones.
20  laminas de canelones.
Tomate frito casero
Harina
Leche
Albahaca fresca.
Aceite, sal y pimienta.

Procedimiento:

Pelamos y troceamos la calabaza. La cocemos al vapor hasta que esté tierna. Cortamos la cebolla y la rehogamos en aceite de oliva. Cuando esté pochada agregamos la calabaza y aplastamos con un tenedor. Salpimentamos.  Si queréis que quede más cremoso podéis añadirle una cucharada de queso crema. En una sartén aparte tostamos los piñones y los añadimos a la calabaza. Reservamos.

Ponemos agua a hervir y cocemos las láminas de canelones. Cuando pase el tiempo indicado por el fabricante las sacamos de la olla y las pasamos a un recipiente con agua helada. Luego las secamos con un paño de hilo. Rellenamos cada lámina con una cucharada de calabaza y una tirita de queso manchego. Reservamos.

Para la bechamel de albahaca ponemos a calentar dos cucharadas soperas de aceite de oliva.  Agregamos otras dos cucharadas soperas, aproximadamente, de harina y removemos para quitarle el sabor a crudo.  Vamos incorporando la leche poco a poco hasta conseguir el espesor deseado.  Por último añadimos las hojas de albahaca frescas finamente picadas.

En la fuente de horno ponemos una capa de tomate frito en el fondo. Los canelones no deben flotar en el tomate, la ponemos para evitar que se peguen. Colocamos los canelones y napamos con la bechamel. Rallamos queso y espolvoreamos para gratinar.
Horneamos a 200º unos 15 minutos o hasta que esté bien dorado.

Pastel de berenjena

Publicado en

Receta muy versátil, que nunca hago igual pues me voy apañando con lo que encuentro en la nevera. Si queréis podéis ponerle una capa de bechamel al final pero es un pastel bastante jugoso y tampoco es imprescindible. El punto de la canela sorprenderá a vuestros comensales y serán incapaces de averiguar que es ¡os lo aseguro!

Ingredientes:

2 berenjenas
1 zanahoria
1cebolla
ajo
2 pimientos verdes
tomate frito
1/2 kg carne picada
vino blanco
canela
jengibre
nuez moscada
queso rallado

 

Preparación:

Picamos el ajo y lo salteamos en una sartén con aceite de oliva. Cuando tome color agregamos la zanahoria picada en cubitos pequeños, la cebolla y el pimiento. Rehogamos hasta que esté tierno ( unos 15 minutos)
Mientras se va pochando la verdura partimos la berenjena a rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente. Salamos y colocamos en una parrilla o plancha. La berenjena podría freírse pero si la hacemos a la plancha reducimos calorías pero sin restar sabor.

Una vez que las verduras están pochadas agregamos la carne, doramos y vertemos el vino. Dejamos que se evapore el alcohol y agregamos las especias.  Apartamos un cucharón de tomate solo y el resto lo mezclamos con la carne y reservamos.

Procedemos a montar: Ponemos la capa de tomate en la fuente, otra de berenjena y encima de carne. Luego berenjena, carne, berenjena… hasta completar el molde.
En este punto es cuando debemos congelarlo o guardar en el frigorífico si no se va a comer inmediatamente. Si este no es el caso espolvoreamos el queso y gratinamos en el horno con la función de grill o calor solo por arriba.

Bakemania

Bakemania